Tiburón Clavo

Tiburón Clavo

El extraño tiburón clavo, también conocido como tiburón zarza, pertenece a la familia Echinorhinidae y a la clase de los Chondrichthyes. Asimismo, su nombre científico es Echinorhinus Brucus.

¿Dónde habita el tiburón clavo?

Este magnífico animal suele ubicarse en aguas templadas y tropicales, y está esparcido a nivel mundial, sobre todo en el océano Pacífico Oriental. Entre los países que cuentan con su presencia podemos mencionar a Estados Unidos, Nueva Zelanda, Brasil, India, Kiribati, Japón, Mozambique, Islas Británicas, entre otros.

El tiburón clavo es bastante difícil de avistar, ya que suele nadar a profundidades que van desde los 400 a los 1200 metros. Además, prefiere situarse en pendientes insulares, pendientes continentales y plataformas. Sin embargo, se la ha encontrado cerca de lechos marinos y en afloramientos de agua fría, a unos 18 metros por debajo de la superficie.

Aunado a ello, se sabe que es una especie extremadamente migratoria en época de verano, en donde recorre profundidades que van de los 20 a los 200 metros.

Características del tiburón clavo

Tiburón Clavo

Este pez tiene una estructura gruesa y cilíndrica en toda la estructura de su cuerpo. Asimismo, la cabeza es de forma aplanada y algo que llama mucho la atención es que el hocico es más corto que el ancho de su boca, la cual es un tanto curvada y dispone de surcos en las esquinas.

Por otro lado, las fosas nasales están bastante separadas y presentan colgajos de piel. Mientras tanto sus ojos carecen de membranas nictitantes y los espiráculos se encuentran a nivel posterior, con un rango considerable de distancia entre ambos.

En cuanto a la dentadura, se compone de 20 a 26 dientes en la parte superior y de 22 a 26 en la parte inferior. Y cada una de las piezas dentales presenta forma de cuchillo, con un máximo de 3 cúspides a ambos lados y tan solo una cúspide principal.

Sus hendiduras branquiales son 10 en total (5 de cada lado), no dispone de aleta anal y las aletas pelvicas son más largas que las aletas pectorales, las aletas dorsales y la aleta caudal.

La piel de esta especie es bastante curiosa, pues contiene una gruesa capa de moco que desprende mal olor y posee dentículos dérmicos esparcidos en toda la superficie. Estos dentículos varían en cuanto a tamaño y forma, y llegan a medir hasta 1 centímetro y medio de ancho. Es importante señalar que a medida que el tiburón clavo va creciendo los dentículos que se encuentran en el hocico se hace más prominentes.

Su color varía entre marrón y negro en la parte de arriba, y púrpura con blanco en la parte de abajo, con algunas manchas negras y rojas distribuidas en toda su extensión. Finalmente, el tamaño del tiburón clavo puede llegar a un poco más de 3 metros. Asimismo, el mayor peso registrado hasta el momento es de 200 kilogramos.

¿De qué se alimentan los tiburones clavo?

La dieta de este animal marino suele componerse de peces óseos, cangrejos y especies de tiburones más pequeños. Por otro lado, se cree que debe cazar por medio del método de succión, dado que es muy lento al nadar y por la forma de su hocico.

¿Los tiburones clavo comen personas?

Hasta ahora se consideran inofensivos para el ser humano, no obstante, el contacto con estos ha sido muy poco, por lo que se recomienda suma cautela en presencia de este tiburón, ya que podría reaccionar de forma agresiva.

Reproducción de los tiburones clavo

El tiburón clavo hembra es vivíparo placental, y contiene dos ovarios y dos úteros. Estos pueden reproducir camadas de entre 15 y 52 crías, las cuales nacen midiendo alrededor de los 40 y 50 centímetros de largo.

Aunado a ello, se sabe muy poco de la edad en la que maduran sexualmente, pero la especie más pequeña conocida hasta ahora medía 1.5 metros de largo en un ejemplar  macho y 2.1 metros de largo en un ejemplar hembra.

¿El tiburón clavo está en peligro de extinción?

Tiburón Clavo

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha clasificado a esta especie dentro de la categoría de “datos deficientes”. Esto se debe a que ha sido muy difícil de estudiar, dado su movimiento constante en aguas profundas.

Sin embargo, en el Atlántico nororiental han disminuido de manera precipitada, y en Nueva Zelanda fue clasificado en el grupo de “riesgo”, de acuerdo a la información suministrada por el Departamento de Conservación de dicho país.

Es importante señalar que la baja de esta especie se debe a su caza sin control y a la lentitud con la que se reproduce.

Conservación del tiburón clavo

A pesar de que en países como Nueva Zelanda ya se ha establecido un alerta de peligro, acerca de la poca cantidad de ejemplares del tiburón clavo, aún no hay información certera sobre planes o medidas de conservación en pro de este escualo.

Curiosidades del tiburón clavo

  • Su cuerpo despide un olor bastante desagradable, ya que está cubierto por algunos milímetros de moco.
  • La piel contiene dentículos dérmicos, en su mayoría en forma de espina.